INHIBIDOR DE CORROSIÓN

Protección frente a la corrosión de hormigón armado, pretensado, postensado, reduciendo la velocidad de corrosión de las armaduras, tanto por carbonatación como por cloruros. Aumenta la resistividad del hormigón que recubre la armadura. Reduce efectivamente la corrosión macrocelular (barra a barra) y la microcelular (en la misma barra). Efectivo en condiciones de elevada humedad. Se une químicamente al acero, a la pasta de cemento y a otros materiales silíceos. No se lava ni se elimina por ciclos mojado-secado asegurando una larga durabilidad. No cambia el aspecto del hormigón, permeable al vapor de agua y repele la penetración de agua y cloruros.